TRADUCIR
  
 

Video
Galería

Una intensa noche de danza en “Preparando el viaje”
La Escuela Profesional de Danza de Mazatlán presentó la noche este viernes en Casa Haas su espectáculo “Preparando el viaje“.


El programa estuvo compuesto por cuatro coreografías con el objetivo de recaudar fondos para el fin de cursos de la generación XVI de esta prestigiosa institución dancística con el apoyo del Instituto de Cultura de Mazatlán.

En punto de las 19:00 horas una variedad de luces iluminaron la duela de la señorial casona para recibir a los intérpretes. Debido a la lesión de una bailarina, el virtuoso pianista José Miguel Riviera, maestro de la Escuela de Música de Cultura, ofreció dos vertiginosas piezas cargadas de emotividad y precisión que entusiasmaron al público y llenaron la sala de aplausos al término de su actuación. 

Posteriormente “Discurso Emocional”, interpretada y creada por Sayd Franco, cautivó al público con una pieza teatral que representó el profundo estado de soledad que se origina cuando se vive sujeto a la opinión y expectativas de la sociedad y se deja a un lado el valor de uno mismo.

Con una pared de flores violetas en el piso y luces del mismo color, irrumpió "Casa de Carteros" con la interpretación de Wesly Marroquín y Dalila Medina en una coreografía de la maestra Aura Patrón, que le valió el Premio Culiacán de Coreografía Héctor Chávez en 2014. En ésta pieza destacó la simetría en los movimientos para transmitir el mensaje de una vida monótona, fría y dolorosa de dos hermanas que llevan juntas toda su existencia.

El intérprete y creador Laurent Delom lució en la última coreografía “Solo” una danza que representa las distintas maneras en que la figura masculina se encuentra ante el mundo. El bailarín parodió la célebre coreografía que Vaslav Nijinsky creó a partir de una de las máximas obras del compositor Claude Debussy, "Preludio a la siestas de un fauno".

Delom tomó la ensoñadora melodía para mostrar su incomodidad de tener una actitud masculina y natural en pleno siglo 21 con esos sonidos; algo que finalmente logró imponer en el escenario con música electrónica y una fusión de movimientos clásicos y modernos. 

Las risas y la emoción del público acompañaron al artista durante toda su representación y al final todos los bailarines tomaron el escenario para ser reconocidos con el aplauso del público.