TRADUCIR
  
 

Video
Galería

“Guest” reflexiona sobre la memoria y la identidad de las personas
Después de poner en alto el nivel artístico de Mazatlán en el pasado Premio Nacional de Danza Guillermo Arriaga, el director Ebert Ortiz y el músico Jonathan Torrijos cimbraron este miércoles al Teatro Ángela Peralta con la inquietante atmósfera de “Guest”.


Por su protagonismo e intensidad dentro de esta obra, el concepto musical de Jonathan Torrijos fue galardonado recientemente como Ganadora a la Mejor Música Original en el Premio Nacional de Danza Guillermo Arriaga: XXXVI Concurso de Creación Coreográfica Contemporánea, del Instituto Nacional de Bellas Artes y la Universidad Autónoma de México.

Más que plantearle al público un concepto escénico totalmente lineal y claro, “Guest” fue un espectáculo escénico enfocado en estimular la emotividad del público y arrancar suspiros a partir de imágenes corporales, casi poéticas, relacionadas con la angustia.

De esta forma la solista contralto, Mariela Angulo; la mezzo-soprano, Sarah Holcombe y la soprano, Fernanda Osuna, evocaron con su canto una serie de escenas de corte épico y ambientación oscura, con la inclusión al inicio de la obra, de una pareja de bailarines que parecía rozar la locura mientras buscaba perderse dentro de la otra. 

Como si fuera una oda dramática sobre la metamorfosis de la identidad de las personas con el paso del tiempo, la conservación de su esencia a través de las memorias y la impermanencia de la vida misma, “Guest” fue planteado por  quince bailarines de la Escuela Profesional de Danza Mazatlán, los músicos de la Camerata Mazatlán, solistas invitados y el Coro Infantil del Instituto de Cultura de Mazatlán, como un espacio para reflexionar sobre la vida misma y su final en la muerte. 

La coreografía sumergió al público en una atmósfera de nostalgia e inquietud,  disminuyendo  por momentos a un ritmo muy lento mientras el espectador se enternecía por la fragilidad de personajes que se muestran incompletos, incomprendidos y abandonados. 

En un emotivo gesto al término de la obra, Jonathan Torrijos fue reconocido con los aplausos del público y una felicitación personal del maestro Percival Álvarez, Director de la Camerata Mazatlán y Director de la Escuela de Música del Instituto de Cultura de Mazatlán, institución que preparó al joven como artista. Asimismo, el director y creador escénico, Ebert Ortiz fue invitado al escenario donde recibió el aplauso del respetable.